Que es la vitamina C, para que sirve, cuales son sus beneficios

Que es la vitamina C, para que sirve, cuales son sus beneficios.La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es una vitamina soluble en agua, lo que significa que no se puede almacenar en el cuerpo y debemos tomarla de fuentes dietéticas.

Aunque los efectos ventajosos de las frutas y verduras ricas en vitamina C han sido reconocidos durante mucho tiempo, no se aislaron científicamente hasta 1933.

Funcion fisiologica

La vitamina C desempeña un papel esencial en la producción de colágeno en el cuerpo, que es un tipo de proteína que necesitan diversos tejidos, como la piel, los tendones, los ligamentos, los vasos sanguíneos, los huesos y el cartílago. Es conocido por su papel en el proceso de crecimiento y reparación de tejidos.

Además, la vitamina C es un antioxidante, que puede ayudar a neutralizar los radicales libres en el cuerpo. Esto es importante ya que la acumulación de radicales libres en el cuerpo a lo largo del tiempo se asocia con el envejecimiento avanzado y las condiciones de salud como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la artritis.

También ayuda en la prevención de algunas enfermedades potencialmente fatales como el escorbuto y puede ayudar a reducir la duración de los síntomas del resfriado común.

¿Qué hace la vitamina C?

La vitamina C ayuda a reparar y regenerar tejidos, proteger contra enfermedades del corazón , ayuda en la absorción de hierro, prevenir el escorbuto, y disminuir el colesterol total y LDL ( “malo”) de colesterol y triglicéridos. Las investigaciones indican que la vitamina C puede ayudar a proteger contra una variedad de cánceres combatiendo los radicales libres y neutralizando los efectos de los nitritos (conservantes que se encuentran en algunos alimentos envasados ​​que pueden aumentar el riesgo de ciertas formas de cáncer). La vitamina C suplementaria también puede disminuir la duración y los síntomas de un resfriado común, ayudar a retrasar o prevenir las cataratas y apoyar la función inmune saludable.

De forma indirecta, puede prolongar nuestra vida, mejorar nuestra resistencia al estrés, nos da un empujón en casos de fatiga, participa en la firmeza de la estructura ósea; elimina el plomo, el cadmio, el dióxido de azufre, el cloro del agua que bebemos, el benceno y sus derivados, así como los pesticidas de los alimentos que consumimos; limita la agresividad de los compuestos del humo del tabaco; mejora la circulación y mantiene la salud de los vasos sanguíneos; previene nuestros órganos contra las afecciones degenerativas y, para terminar, disminuye nuestras reacciones alérgicas y ayuda a prevenir la diabetes tipo 2.

Deficiencia

Cuando el consumo de vitamina C en la dieta es insuficiente, la producción de colágeno se interrumpe y no puede reemplazar el colágeno necesario, lo que resulta en la descomposición de los tejidos.

Esto conduce a una condición de salud conocida como escorbuto, que puede ser causada directamente por la deficiencia de vitamina C. Los síntomas del escorbuto pueden incluir:

  • Dolor muscular, especialmente en las piernas
  • Dolor en las articulaciones
  • Fatiga
  • Enrojecimiento en la piel
  • Inflamación de las encías y posible sangrado.
  • Disnea

Toda la vitamina C necesaria para las funciones corporales normales debe provenir del consumo diario de la dieta, ya que no se puede producir ni almacenar en el cuerpo.

Si bien la deficiencia de vitamina C y los síntomas resultantes del escorbuto son infrecuentes en la sociedad actual, la prevalencia es mayor en poblaciones particulares que tienen menos acceso a frutas y verduras frescas. Las personas de edad avanzada, drogodependientes o con bajos ingresos tienen más probabilidades de sufrir este tipo de dolencias.

Exceso

El consumo de altas cantidades de vitamina C no se considera un gran problema de salud, ya que es una vitamina soluble en agua que se excreta en la orina cuando se toma en exceso. Sin embargo, puede causar síntomas con dosis altas (más de 2000 mg al día) como:

  • Diuresis
  • Diarrea
  • Gas
  • Náusea

La vitamina C también aumenta la absorción de hierro de los alimentos. Si bien esto puede ser un aspecto beneficioso en algunas poblaciones, las personas con hemocromatosis serán más propensas a acumular hierro en el cuerpo y deberían evitar la suplementación con vitamina C.

Además, no se debe recomendar a las mujeres embarazadas que tomen grandes dosis de vitamina C, ya que el bebé puede experimentar un escorbuto de rebote al nacer debido a la disminución de la ingesta de vitamina C.

El resfriado comun

La vitamina C a menudo se promueve para ayudar en la prevención y el tratamiento del resfriado común. Sin embargo, la evidencia científica que apoya esta recomendación es contradictoria.

Parece que tomar varias dosis de vitamina C a lo largo del día cuando los síntomas iniciales de un resfriado puede ser eficaz para acortar la duración y la gravedad de los síntomas. Tomar la vitamina C como un método preventivo, sin embargo, no se ha demostrado que reduzca la frecuencia del resfriado común.

Leer también: Vitamina C después de la radioterapia ; La Vitamina C y el entrenamiento o ejercicio físico ; Vitamina C después de la cirugía

Share via
Copy link
Powered by Social Snap