Categorías
alimentos

¿Pueden los antioxidantes prevenir el cáncer?

¿Pueden los antioxidantes prevenir el cáncer? Los antioxidantes son sustancias que pueden ayudar a proteger a las células del daño causado por los radicales libres o moléculas inestables. Ese daño, denominado “estrés oxidativo”, está vinculado al tipo de daño en las mutaciones del ADN que puede contribuir al riesgo de ciertos cánceres, así como a la diabetes, la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Algunos estudios han demostrado que tomar suplementos antioxidantes, como las vitaminas A, C, E, ácido fólico y betacaroteno, podría ayudar a reducir el riesgo de ciertas enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo, incluido el cáncer. Un ensayo clínico realizado en China en 1993 descubrió tasas de mortalidad por cáncer de estómago “significativamente reducidas” en participantes que tomaron betacaroteno, vitamina E y selenio durante un período de cinco años.

Sin embargo, otro estudio encontró que los niveles elevados de antioxidantes podrían aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer. En un ensayo sueco de 1994 , los fumadores masculinos que tomaron betacaroteno con regularidad tenían más probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón que los fumadores masculinos que no tomaron el suplemento. Los investigadores concluyeron que los suplementos que estudiaron podrían tener efectos dañinos y beneficiosos.

Hasta la fecha, se han realizado nueve ensayos clínicos aleatorios controlados de suplementos antioxidantes dietéticos para la prevención del cáncer en todo el mundo para estudiar los efectos de los suplementos antioxidantes y el cáncer. Los diferentes estudios llegaron a diversas conclusiones sobre la eficacia y seguridad de tomar suplementos antioxidantes para ayudar a prevenir el cáncer o tomarlos durante el tratamiento del cáncer. “Se necesitan ensayos controlados aleatorios adicionales de gran tamaño para proporcionar evidencia científica clara sobre los beneficios o daños potenciales de tomar suplementos antioxidantes durante el tratamiento del cáncer” , informa el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés).

Mientras que los estudios chinos y suecos encontraron que los antioxidantes podrían disminuir o aumentar el riesgo de cáncer, respectivamente, otros estudios encontraron que los suplementos antioxidantes no tenían ningún efecto sobre el riesgo de cáncer. El estudio de salud de la mujer de 2005 concluyó que “no hubo beneficios ni daños asociados con dos años de suplementación con betacaroteno” en relación con el riesgo de cáncer y enfermedad cardiovascular en mujeres de 45 años o más.
También se ha demostrado que los suplementos antioxidantes disminuyen la efectividad de ciertos tratamientos contra el cáncer. Algunos tratamientos, como la radiación y ciertas formas de quimioterapia, usan radicales libres para matar las células cancerosas. Pero debido a que los suplementos antioxidantes funcionan al combatir los radicales libres, tomar suplementos como paciente de cáncer puede disminuir la efectividad de ciertos tratamientos contra el cáncer, según algunos estudios . Sin embargo, obtener antioxidantes de alimentos como frutas, verduras y granos, que son fuentes ricas en antioxidantes dietéticos, no reduce la potencia del tratamiento. También ayudan a proporcionar nutrientes que apoyan un sistema inmunológico saludable.

Es importante discutir todos los suplementos con su médico, incluidos los antioxidantes, antes de comenzar un régimen, especialmente durante el tratamiento activo del cáncer.

En la mayoría de los casos, puede encontrar todos los antioxidantes que necesita en una dieta saludable basada en plantas. Comer muchas frutas y verduras de diferentes colores puede ayudar a asegurarte de que obtengas importantes antioxidantes como el licopeno, el betacaroteno y las antocianinas.

Los resultados inconsistentes de los ensayos pueden deberse a muchos factores que se relacionan con el diseño del estudio. Estos incluyen la forma química del antioxidante utilizado, la dosis de intervención, el modo de administración y la duración del estudio. Además, el estado basal de los antioxidantes, los polimorfismos genéticos, las interacciones entre genes y nutrientes, la edad, el sexo, el tipo de enfermedad maligna y el estado de salud son variables potenciales entre los participantes del estudio que generalmente no se tienen en cuenta y es probable que influyan en los resultados. Los antioxidantes dietéticos también tienen el potencial de interactuar entre sí en sus funciones metabólicas, que puede limitar la efectividad de los suplementos antioxidantes seleccionados administrados en forma única o combinada en dosis farmacológicas.

Se necesitan ensayos clínicos controlados, aleatorizados y bien diseñados adicionales que tengan en cuenta un rango de variables potencialmente confusas para seguir investigando el papel de los antioxidantes en la dieta en la prevención y el riesgo de cáncer y para ayudar a definir mejor el papel que los suplementos antioxidantes pueden tener como adyuvantes en tratamiento para el cáncer. Sobre la base de la información disponible actual, se recomienda la ingesta de frutas y verduras ricas en antioxidantes para el mantenimiento de la salud y por su posible papel en la reducción del riesgo de enfermedad.

Leer también: Antioxidantes en el café, propiedades, cuales son ; Alimentos antioxidantes ; Frutas antioxidantes

Por Angel Eulises Ortiz

Blogger, curioso de los temas médicos, la salud, el bienestar, como curar las enfermedades y todo tipo de cuestiones que tengan que ver con el cuerpo humano y la armonía del organismo