Categorías
significado

Causística en la bioética

Causística en la bioética. El resurgimiento de la casuística como un método inductivo de razonamiento ético y toma de decisiones en la segunda mitad del siglo veinte coincide con una crítica amplia y persistente de los enfoques orientados hacia los principios, principalmente el principismo, la ética deontológica y el utilitarismo en la bioética.

La casuística tuvo su apogeo histórico en la teología moral y la ética durante el período del siglo XV al XVII en Europa. Después de un largo tiempo sin importancia o influencia en la filosofía moral, ganó una importancia significativa en bioética, principalmente en ética clínica, después de las publicaciones vitales de Jonsen y Toulmin (1988), Strong (1988) y Brody ( 1988). Los casuistas atacan la idea tradicional de simplemente aplicar reglas y normas morales universales a casos complejos para resolver el problema en cuestión, es decir, una teoría moral justifica un principio moral (o varios principios) que a su vez justifica una regla moral (o varias reglas) que a su vez justifica el juicio moral con respecto a un caso particular. Las circunstancias justifican el caso y son de la mayor importancia para lograr una buena solución.

Si la solución de los casuistas siempre conduce a un caso abierto y cerrado, parece cuestionable y depende en gran medida de los casos paradigmáticos y las analogías que se utilizan para determinar y evaluar el caso en cuestión, así como las habilidades del casuista en particular paradigmas de casos y analogías, y así sucesivamente.). Por ejemplo, Strong (1988) afirma que podría ser que un caso complejo se encuentra entre dos casos de referencia y, por lo tanto, uno no puede encontrar una solución clara; En tal caso, diferentes soluciones podrían igualmente justificarse. En general, los casuistas argumentan que los principios y reglas universales son incapaces de resolver casos complejos de una manera suficiente, ya que la complejidad de la vida moral es demasiado grande (por ejemplo, Toulmin 1982, Brody 1988). La estrategia general en casuística se puede describir a continuación:

  • Representación del caso : Una descripción detallada de los elementos empíricos y morales del caso en cuestión establece la estructura básica y los problemas decisivos. Las preguntas vitales son: (a) ¿Cuáles son los detalles del caso (quién, qué, dónde, cuándo, cuánto)? (b) ¿Cuáles son las preguntas básicas en el área relevante (en ética médica: cuáles son las indicaciones médicas, cuáles son las preferencias del paciente, cómo evaluar la calidad de vida, considerar y respetar el contexto del tratamiento)?
  • Clasificación del caso : Una vez que el caso dado se describe detalladamente, se debe clasificar el caso mediante la búsqueda de casos paradigmáticos y analogías mediante el razonamiento analógico. Los casos paradigmáticos y las analogías funcionan como el trasfondo en el que se evalúa el caso dado. Ayudan a determinar las similitudes y diferencias importantes de los aspectos específicos del caso.
  • Juicio moral : una vez que se determinan las similitudes y diferencias específicas del caso, los casuistas evalúan los resultados adhiriéndose a la moral del sentido común y los valores básicos de la comunidad.

La sensibilidad a los casos y la integración (parcial) de los valores y las expectativas culturales y vinculados a la comunidad son, en general, ventajosos en el razonamiento ético y la toma de decisiones. Pero parece igualmente cierto que este enfoque también presenta algunas dificultades. Como han argumentado críticos como Arras (1991), Wildes (1993) y Tomlinson (1994), es imposible tomar un punto de vista crítico si uno está profundamente arraigado en la propia tradición, sistema de valores y comunidad social, ya que puede en el caso de que las prácticas y convicciones sociales estén simplemente sesgadas (Kopelman, 1994) o sean injustas según un punto de vista externo (Apartheid en Sudáfrica, el sistema de castas en la India). Además, la casuística parece presuponer un acuerdo generalizado sobre los valores básicos en la comunidad y, por lo tanto, está condenado al fracaso en culturas pluralistas (Wildes, 1993). Finalmente, La casuística puede tener dificultades para proporcionar soluciones a políticas regulatorias bioéticas más bien generales, ya que está completamente centrada en los casos. Es una cuestión de debate si una serie de casos similares pueden justificar una práctica reguladora particular desde un punto de vista casuístico, com ética de la virtud ), pero parece justo decir que el significado mismo de la casuística realmente concierne a los casos y no a las reglas generales que pueden adoptarse como regulaciones vinculantes.

Leer también:La idea del estado moral en la bioética

Por Angel Eulises Ortiz

Blogger, curioso de los temas médicos, la salud, el bienestar, como curar las enfermedades y todo tipo de cuestiones que tengan que ver con el cuerpo humano y la armonía del organismo