El enfoque de los cuatro principios en bioética

El enfoque de los cuatro principios en bioética. Uno de los enfoques más importantes en bioética o ética médica es el enfoque de cuatro principios desarrollado por Tom Beauchamp y James Childress (1978, última edición 2009). Desde entonces, han refinado continuamente su enfoque e integrado los puntos de crítica planteados por sus oponentes, especialmente Gert et al. (1990). El enfoque de cuatro principios, a menudo llamado simplemente principio , consta de cuatro principios éticos universales prima facie de nivel medio: (1) autonomía, (2) no maleficencia, (3) beneficencia y (4) justicia. Junto con algunas reglas generales y virtudes éticas, pueden considerarse como el punto de partida y el marco restrictivo del razonamiento ético y la toma de decisiones («moralidad común»). Según Beauchamp y Childress:

La moralidad común es el conjunto de normas compartidas por todas las personas comprometidas con la moralidad. La moralidad común no es meramente una moralidad, en contraste con otras moralidades. La moralidad común es aplicable a todas las personas en todos los lugares, y juzgamos con razón toda conducta humana según sus normas.

Las moralidades particulares, en cambio, contienen normas morales no universales que provienen de diferentes fuentes culturales, religiosas e institucionales. Estas normas, a diferencia de los principios abstractos y finos de contenido de la moralidad común, son concretas y ricas en sustancia. Beauchamp y Childress utilizan los métodos de especificación y equilibrio para enriquecer los principios universales abstractos y de contenido delgado con datos empíricos de las morales particulares. El método de especificación es, según Beauchamp… una herramienta metodológica que agrega contenido a los principios abstractos, librándolos de su indeterminación y brindando contenido de guía de acción con el fin de enfrentar casos complejos. Muchas normas ya especificadas necesitarán especificaciones adicionales para manejar nuevas circunstancias de indeterminación y conflicto.

El método de equilibrio, en cambio, es importante para llegar a juicios sólidos en casos individuales y puede verse como «el proceso de encontrar razones para apoyar las creencias sobre las normas morales que deben prevalecer» (Beauchamp y Childress 2009: 20). Dado que las morales particulares son diferentes, las personas a veces especifican y equilibran los principios de manera diferente, y por lo tanto los principistas a menudo afirman «que puede haber soluciones diferentes e igualmente buenas para los problemas morales».

Si bien el enfoque de cuatro principios pertenece ciertamente a los enfoques bioéticos más prevalentes, autorizados y ampliamente utilizados, este enfoque no ha sido cuestionado y ha provocado serias objeciones. Las tres objeciones más importantes son: primero, la falta de orientación ética porque no hay un principio maestro en casos de conflicto entre los principios (Gert et al. 1990); en segundo lugar, el problema del sesgo en relación con los principios universales en contextos interculturales (Takala 2001, Westra et al. 2009, Gordon 2011), y en tercer lugar, la objeción de que el enfoque de cuatro principios es una mera lista de verificación de consideraciones y por lo tanto metodológicamente errónea (Gert et al. 1990).

Leer también: Propósito y alcance de la bioética; Ética animal, qué es, definición, significado, concepto, consiste

Share via
Copy link
Powered by Social Snap