Bioética feminista, qué es, significado, definición, concepto, consiste

Bioética feminista, qué es, significado, definición, concepto, consiste.La bioética feminista solo se puede apreciar plenamente si se comprende el contexto en el que este enfoque cada vez más importante evolucionó a fines del siglo XX (Tong 1993, Wolf 1996, Donchin y Purdy 1999, Rawlinson 2001). El trasfondo social y político de la bioética feminista es el feminismo y la teoría feminista, con su principal objetivo social y político para poner fin a la opresión de las mujeres y empoderarlas para que se conviertan en un género igualitario. Las diferencias aparentes entre hombres y mujeres a menudo han llevado a las culturas a tratarlos de maneras radicalmente diferentes, formas que a menudo ponen en desventaja a las mujeres. Por lo tanto, las mujeres han sido asignadas a roles sociales que las empeoran con respecto a los beneficios que disfrutan los hombres, como la libertad y el poder. Sin embargo, a pesar de sus diferencias en los roles reproductivos, en más detalle, la tarea más importante en la larga lucha con respecto a los objetivos del feminismo fue combinar dos características distintas que eran vitales para luchar contra las relaciones tradicionales de poder.

Es decir, la idea de que hombres y mujeres son iguales y diferentes al mismo tiempo. Son iguales en virtud de la igualdad de género y diferentes porque los proponentes enfatizan una perspectiva feminista particular. La combinación de ambos aspectos es, en general, una tarea difícil para la ética feminista, ya que, por un lado, los proponentes deben evitar la trampa común de hablar de las formas duales tradicionales de atención versus justicia, particularidad versus universalidad, y emoción versus razón y Por otro lado, deben extraer las diferencias específicas de la perspectiva feminista (Haker 2003). Históricamente hablando, la ética feminista se desarrolló en fuerte oposición a los enfoques tradicionales orientados hacia los hombres que apelaron genuinamente a los derechos y principios morales universales, como el principismo, los enfoques deontológicos y el utilitarismo (Gilligan, 1982; Gudorf, 1994; Lebacqz, 1995). La ética feminista, en cambio, se interpreta de manera diferente al adherirse a un contexto sensible y particularista, la ética del cuidado , así como apelando a valores fundamentales como responsabilidad, autonomía relacional, cuidado, compasión, libertad e igualdad (Gilligan 1982, Noddings 1984, Jagger 1992). Sin embargo, la ética del cuidado es una representación necesaria pero no suficiente de la ética feminista, ya que esta última, en general, se ha vuelto más refinada y sofisticada con sus diferentes ramas (Tong 1989, Cole y Coultrap-McQuin 1992).

La bioética feminista se desarrolló a partir de principios de la década de 1970 y se centró inicialmente en la ética médica (Holmes y Purdy 1992, Warren 1992, Tong 1997); Los proponentes más tarde ampliaron las áreas de interés a temas en los campos de la ética animal y ambiental (Plumwood 1986, Warren, 1987, Mies y Shiva 1995, Donovan 2008). Los temas importantes en la bioética feminista se refieren a la correcta comprensión de la autonomía como autonomía relacional (Sherwin 1992, 1998, Mackenzie y Stoljar 2000, Donchin 2001), un fuerte enfoque en la atención (Kittay 1999), la reclamación de un tratamiento igualitario y justo de Mujeres para luchar contra la discriminación dentro de las profesiones e instituciones sanitarias en muchos niveles diferentes (Miles 1991, Tong 2002).

En más detalle, desde una perspectiva feminista, las siguientes cuestiones bioéticas son de gran importancia: el aborto, Medicina reproductiva, justicia y atención, diagnóstico genético preimplantacional, selección de sexo, explotación y abuso de mujeres, circuncisión genital femenina, cáncer de mama, anticoncepción y VIH, acceso igualitario a (y calidad de) recursos de atención médica y de salud, bioética global y cultural cuestiones. La línea principal de razonamiento es tomar una decisión ética bien informada que no tenga prejuicios de género y apelar a valores fundamentales importantes.

La bioética feminista es por naturaleza particularista y, en este sentido, es similar a muchas virtudes éticas y casuísticas. La línea principal de razonamiento es tomar una decisión ética bien informada que no tenga prejuicios de género y apelar a valores fundamentales importantes. La bioética feminista es por naturaleza particularista y, en este sentido, es similar a muchas virtudes éticas y casuísticas. La línea principal de razonamiento es tomar una decisión ética bien informada que no tenga prejuicios de género y apelar a valores fundamentales importantes. La bioética feminista es por naturaleza particularista y, en este sentido, es similar a muchas virtudes éticas y casuísticas.

Sin lugar a dudas, la bioética feminista inició la discusión de temas importantes, proporcionó ideas valiosas y provocó un retorno a un modo más significativo de razonamiento ético y toma de decisiones al, por ejemplo, no solo adherirse a las normas morales universales. Por otro lado, se puede dudar de si la bioética feminista, considerando todas las cosas, puede verse como una teoría moral bien equipada y completa. Puede ser que la bioética feminista complemente las teorías éticas tradicionales al agregar una perspectiva importante y nueva (es decir, el punto de vista feminista) al debate. Varios temas metodológicos vitales aún necesitan ser aclarados con más detalle y colocados en un contexto moral más amplio, como por ejemplo, cómo evitar la forma dualista tradicional de hablar de las cosas y al mismo tiempo enfatizar un punto de vista feminista particular; el problema de la lealtad hacia la familia y los amigos cercanos y la imparcialidad en la ética (universalismo versus particularismo); La bioética y la feminista y la perspectiva global.

El desarrollo de la bioética feminista está en la agenda de muchos académicos que trabajan en los campos de la ética de la virtud y la casuística. Por lo tanto, la bioética feminista viene con las objeciones estándar planteadas por los oponentes de la ética de la virtud y la casuística por igual. Por lo tanto, también debe defenderse contra algunas de las objeciones mencionadas anteriormente que no son propias de la bioética feminista. En resumen, la bioética feminista agrega información valiosa a los debates sobre diversos temas bioéticos, pero puede que todavía no sea una teoría moral completa y bien equipada. El desarrollo de la bioética feminista está en la agenda de muchos académicos que trabajan en los campos de la ética de la virtud y la casuística. Por lo tanto, la bioética feminista viene con las objeciones estándar planteadas por los oponentes de la ética de la virtud y la casuística por igual. Por lo tanto, también debe defenderse contra algunas de las objeciones mencionadas anteriormente que no son propias de la bioética feminista.

En resumen, la bioética feminista agrega información valiosa a los debates sobre diversos temas bioéticos, pero puede que todavía no sea una teoría moral completa y bien equipada. El desarrollo de la bioética feminista está en la agenda de muchos académicos que trabajan en los campos de la ética de la virtud y la casuística. Por lo tanto, la bioética feminista viene con las objeciones estándar planteadas por los oponentes de la ética de la virtud y la casuística por igual. Por lo tanto, también debe defenderse contra algunas de las objeciones mencionadas anteriormente que no son propias de la bioética feminista.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap