Aceites esenciales efectivos

Aceites esenciales efectivos. Los estudios que existen respecto a los aceites esenciales han podido demostrar que estas sustancias poseen gran cantidad de componentes beneficiosos para diferentes ámbitos de nuestra vida cotidiana. 

Considerando que algunos de estos aceites pueden servir para combatir enfermedades, aliviar tensiones físicas, reducir niveles altos de estrés, conciliar el sueño y tener relaciones sexuales más placenteras; podemos determinar que el uso de estas sustancias evidentemente es bueno.

Beneficios

  • Purifican el ambiente y previenen los resfriados: aceite esencial de eucalipto y romero.
  • Disminuyen los niveles de estrés, ansiedad y depresión: aceite esencial de lavanda y sándalo. 
  • Proporcionan tranquilidad a nuestra mente: aceite esencial de manzanilla.
  • Estimulan la digestión: aceite esencial de limón y jengibre. 
  • Combaten procesos inflamatorios y disminuyen el enrojecimiento: aceite esencial árnica, romero y caléndula. 
  • Ayudan a regenerar las células de nuestra piel y mejorar su elasticidad: aceite esencial de rosa mosqueta. 

Si queremos gozar de todos esos beneficios que aportan los aceites esenciales, debemos asegurarnos de que su origen sea natural. Los productos sintéticos a base de estos aceites, poseen alteraciones químicas que reducen la efectividad de sus propiedades. 

Aceites esenciales afrodisíacos para ella
Aceites esenciales efectivos

¿Alguna vez te has preguntado por qué los aceites esenciales son tan efectivos ?

Los aceites esenciales son remedios naturales extraídos de hojas, flores y corteza de plantas mediante un proceso especial que tienen muchas propiedades y se prestan a diferentes usos. Por eso siempre es útil tenerlos en casa para los pequeños inconvenientes diarios, pero también para la limpieza o incluso para utilizarlos en la cocina.

Son muy apreciados en perfumería por su intenso aroma, pero los usos más interesantes desde el punto de vista de la salud son la aromaterapia y los tratamientos basados ​​en remedios naturales. Los aceites esenciales se obtienen de plantas por extracción.

Para la obtención de aceites esenciales se utilizan técnicas de destilación o prensado. La densidad de los aceites esenciales suele ser menor que la del agua, sobre la que flotan. Se agregan en gotas al agua en los quemadores de esencias para aromaterapia. De lo contrario, los aceites esenciales que se van a aplicar sobre la piel se mezclan con un aceite vegetal base (por ejemplo, aceite de almendras dulces o aceite de sésamo), o con una pomada o crema.

Los aceites esenciales que se deben tomar para uso interno (solo bajo la guía de un experto) se administran, por ejemplo, en unas gotas agregadas a la miel o terrones de azúcar. Algunos aceites esenciales son adecuados para aromatizar alimentos y bebidas con uso en cantidades muy pequeñas.

Los aceites esenciales son eficaces como remedio natural sobre todo porque están muy concentrados. Esta es la razón por la que se utilizan en gotas y con moderación. De hecho, pequeñas cantidades de aceites esenciales son suficientes para obtener el efecto deseado. Se cree que los aceites esenciales son al menos 50 veces más poderosos desde un punto de vista terapéutico en comparación con las plantas o hierbas de las que se originan.

Podemos considerar los aceites esenciales como una especie de elemento vital útil para la defensa de las propias plantas. En resumen, una especie de sistema inmunológico de las plantas. Si lo pensamos bien, de hecho, los aceites esenciales suelen tener fuertes propiedades antibacterianas y se utilizan sobre todo para combatir gérmenes y prevenir infecciones.

Con su aroma, los aceites esenciales actúan sobre nuestro sistema límbico . que está conectado a las áreas del cerebro que controlan la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la respiración, los niveles de estrés y la memoria. Con los aceites esenciales se obtienen efectos tanto psicológicos como fisiológicos y beneficiosos tanto para el cuerpo como para la mente.

Pensemos, por ejemplo, en las propiedades relajantes del aceite esencial de lavanda. Si lo usamos en el quemador de esencias o rociamos unas gotas en un pañuelo para olerlo, nos damos cuenta de que poco a poco nuestra mente y cuerpo se relajan.

Es por eso que el aceite esencial de lavanda en aromaterapia se recomienda sobre todo a quienes necesitan relajarse y a quienes luchan por conciliar el sueño. Para tomar un segundo ejemplo, estudios científicos recientes han demostrado que el aceite esencial de romero puede mejorar la memoria precisamente por su olor.

Los aceites esenciales ayudan a nuestro organismo en la curación porque fortalecen el sistema inmunológico y porque, gracias a sus propiedades, son capaces de actuar contra aquellas bacterias que pueden causar problemas y enfermedades.

Leer también: Aceites esenciales afrodisíacos; Aceites esenciales antiinflamatorios; Aceites esenciales para el dolor de cabeza

Share via
Copy link
Powered by Social Snap