Comer Hongos Podría Mejorar La Regulación De La Glucosa En El Hígado

Comer Hongos Podría Mejorar La Regulación De La Glucosa En El Hígado. Comer champiñones blancos puede crear pequeños cambios en la comunidad microbiana del intestino, lo que podría mejorar la regulación de la glucosa en el hígado, según los investigadores de Penn State.

Sugieren que comprender mejor la conexión entre los hongos y los microbios intestinales en ratones podría, algún día, allanar el camino para nuevos tratamientos contra la diabetes y estrategias de prevención para las personas.
En el estudio, los investigadores mostraron que alimentar con hongos de botón blanco a ratones cambió la composición de los microbios intestinales, la microbiota, para producir más ácidos grasos de cadena corta, específicamente, propionato de succinato.

Investigaciones anteriores han demostrado que el succinato y el propionato pueden cambiar la expresión de los genes necesarios para gestionar la producción de glucosa, según Margherita T. Cantorna , profesora de inmunología molecular en la Facultad de ciencias agrícolas de Penn State.
«Administrar mejor la glucosa tiene implicaciones para la diabetes, así como para otras enfermedades metabólicas», dice Cantorna.

Normalmente, la glucosa se proporciona a partir de los alimentos que las personas comen. La insulina mueve la glucosa fuera de la sangre hacia las células. La diabetes ocurre cuando no hay suficiente insulina o porque la insulina que se produce no es efectiva, lo que da como resultado niveles altos de glucosa en la sangre.

La diabetes y la prediabetes contribuyen a enfermedades graves que amenazan la vida, incluidas las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. Según los Centros para el Control de Enfermedades, 100 millones de estadounidenses tenían diabetes o prediabetes en 2017.

Los investigadores utilizaron dos tipos de ratones en el estudio: un grupo de ratones tenía microbiota, el otro grupo no tenía microbiota y eran ratones libres de gérmenes.
Los ratones con la microbiota podrían ser comparados con los ratones libres de gérmenes.

«Hubo grandes diferencias en los tipos de metabolitos que encontramos en el tracto gastrointestinal, así como en el hígado y el suero, de los animales alimentados con hongos que tenían microbiota que los que no lo hicieron», indica Cantorna.

Los investigadores alimentaron a los ratones con un tamaño de porción diaria de los hongos. Para los humanos, un tamaño de porción diaria sería de aproximadamente 3 onzas.

Resulta que consumir los hongos puede desencadenar una reacción en cadena entre las bacterias intestinales, expandiendo la población de Prevotella , una bacteria que produce propionato y succinato.

Estos ácidos, según Cantorna, pueden cambiar la expresión de los genes que son clave para la ruta entre el cerebro y el intestino que ayuda a controlar la producción de glucosa.

Según los investigadores, los hongos, en este caso, sirven como un prebiótico, que es una sustancia que alimenta bacterias beneficiosas que ya existen en el intestino. Los probióticos son bacterias beneficiosas que se introducen en el sistema digestivo.

Más allá de los posibles beneficios beneficiosos de los hongos como prebiótico, Cantorna indica que este estudio también muestra más evidencia de que existe una estrecha conexión entre la dieta y la microbiota.

«Está bastante claro que casi cualquier cambio que realice en la dieta cambia la microbiota», dice Cantorna.

Si bien el estudio se realizó en ratones delgados, finalmente, los investigadores quisieran ver cómo funciona esto en ratones y humanos obesos. El Consejo de hongos, la Asociación Americana de Inmunólogos y los Institutos Nacionales de Salud apoyaron esta investigación.

Leer también: ¿Es curable la diabetes? ¿Tiene cura o remedio? ; el microbioma humano y la enfermedad ; composición del microbioma intestinal

Share via
Copy link
Powered by Social Snap