¿Quién fue Hipócrates? ¿Era médico? ¿Vegetariano? ¿Homeópata? Aportaciones

¿Quién fue Hipócrates? ¿Era médico? ¿Vegetariano? ¿Homeópata? Aportaciones, contribuciones. Hipócrates de Kos era un médico griego que vivió desde alrededor de 460 aC a 375 aC. En un momento en que la mayoría de las personas atribuían la enfermedad a la superstición y la ira de los dioses, Hipócrates enseñaba que todas las formas de enfermedad tenían una causa natural.

Estableció la primera escuela intelectual dedicada a la enseñanza de la práctica de la medicina. Por esto, es ampliamente conocido como el «padre de la medicina».

Aproximadamente 60 documentos médicos asociados con su nombre, incluido el famoso juramento hipocrático, han sobrevivido hasta el día de hoy. Estos documentos fueron finalmente reunidos en una colección conocida como el Corpus Hipocrático. Si bien Hipócrates puede no haber escrito todos ellos, los documentos son un reflejo de sus filosofías. A través del ejemplo de Hipócrates, la práctica médica apuntaba en una nueva dirección, una que avanzaría hacia una visión más racional y científica de la medicina.

Los cuatro humores

A Hipócrates a menudo se le atribuye el desarrollo de la teoría de los cuatro humores o fluidos. Los filósofos Aristóteles y Galeno también contribuyeron al concepto. Siglos más tarde, William Shakespeare incorporó los humores en sus escritos al describir las cualidades humanas.

Los humores eran bilis amarilla, bilis negra, sangre y flema, según » El mundo de los humores de Shakespeare «, una exposición de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Cada humor estaba asociado con un elemento particular (tierra, agua, aire o fuego), dos «cualidades» (frío, caliente, húmedo, seco), ciertos órganos del cuerpo y ciertas edades (infancia, adolescencia, madurez, vejez).

Las interacciones entre los humores, las cualidades, los órganos y las edades, así como la influencia de las estaciones y los planetas, determinaron la salud física y mental de una persona, así como su disposición o personalidad. (Galeno usó el término «temperamento» y literalmente quiso decir que la salud y la personalidad se veían afectadas por la temperatura: fría, caliente, seca o húmeda. Esta noción se refleja en los modismos «resfriarse» o tener un «sentido del humor seco». )

Según la teoría

La bilis amarilla está relacionada con la disposición colérica y las cualidades de calor y seco. Se asocia con el fuego, el verano, la vesícula biliar y la infancia.
La bilis negra está relacionada con la disposición melancólica y las cualidades de frío y seco. Se asocia con la tierra, el invierno, el bazo y la vejez.
La sangre está conectada a la disposición sanguínea y las cualidades de calor y humedad. Está vinculado al aire, la primavera, el corazón y la adolescencia.
La flema está relacionada con la disposición flemática y las cualidades del frío y la humedad. Está conectado al agua, al cerebro y a la madurez.
Las diferencias debidas a la edad, el género, las emociones y la disposición podrían atribuirse a las interacciones de los humores, según la exposición de los NIH. Acción estimulada por el calor; El frío lo deprimió. Alguien con una disposición colérica era valiente, pero la flema causaba cobardía. La juventud estaba caliente y húmeda; La edad era fría y seca.

Según la teoría antigua, la clave para la buena salud era mantener los humores en equilibrio; un exceso o deficiencia en uno o más de los humores se asoció con la enfermedad. La comida fue una de las formas más importantes para ayudar a equilibrar la proporción de estos humores. De hecho, una de las citas más famosas de Hipócrates es: «Que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida». A veces, el médico dejaba sangre (abrir una vena y drenar la sangre del paciente) o recetar eméticos (medicina que causa vómitos) para equilibrar los humores .

Aunque estas prácticas y el concepto de los cuatro humores pueden sonar extraños y poco científicos hoy en día, estas ideas representan el primer paso para alejarse de la visión sobrenatural de la enfermedad y un paso hacia una nueva idea de que la enfermedad está relacionada con el medio ambiente y con lo que está sucediendo. dentro del cuerpo.

Cuerpo hipocrático

El Corpus Hipocrático, que es ampliamente considerado el conjunto más antiguo de documentos médicos, es una colección de unos 60 textos, o «libros», que contiene conferencias, libros de texto, investigaciones, casos y ensayos filosóficos sobre una variedad de temas relacionados con la medicina. Algunos de los escritos son breves, como solo un párrafo, mientras que otros ejecutan varios volúmenes, según Faulkner. Los estilos difieren ampliamente en toda la colección, apoyando la idea de que tenía varios autores. Los historiadores creen que los textos pueden ser el trabajo de numerosos médicos que practican la medicina durante la vida de Hipócrates y más adelante.

El corpus fue finalmente reunido en Alejandría, Egipto, durante el siglo III a. C. y, finalmente, se convirtió en la referencia estándar para los médicos prometedores en todo el mundo occidental. Muchas de las enseñanzas se usaron hasta bien entrado el siglo XIX.

Juramento hipocrático

A menudo incluido en el Corpus hipocrático se encuentra el juramento hipocrático, un antiguo código de ética para los médicos. Aunque el juramento se atribuye ampliamente a Hipócrates, aún se desconoce si realmente lo escribió. Hoy en día, el juramento se valora más como un ejemplo histórico de ética y principios médicos en lugar de uno que debe tomarse de manera completamente literal.

Entre los anacronismos en el juramento original, los médicos juran por los dioses griegos y las diosas de la salud seguir el convenio lo mejor que puedan. Continúa enumerando algunas reglas aparentemente extrañas para los médicos que serían bastante difíciles de aplicar en nuestro día y edad actuales. Por ejemplo, exige una enseñanza gratuita para los estudiantes de medicina, exhorta a los médicos a que nunca utilicen el «cuchillo» (cirugía) y sugiere que traten a su maestro como a un padre; en otras palabras, que consideren a sus hijos como hermanos y que le den dinero si es necesario.

Hoy en día, muchos graduados de la escuela de medicina aún recitan variaciones modernas del juramento, como esta, a manera de ejemplo:

Juro cumplir, de acuerdo con mi capacidad y criterio, este pacto:

Respetaré los logros científicos ganados con tanto esfuerzo de aquellos médicos en cuyos pasos ando, y con mucho gusto compartiré mis conocimientos como los míos con los que seguiré.

Aplicaré, en beneficio de los enfermos, todas las medidas [que] sean necesarias, evitando esas trampas gemelas del tratamiento excesivo y el nihilismo terapéutico.

Recordaré que hay tanto arte como medicina como ciencia, y que la calidez, la simpatía y la comprensión pueden superar al cuchillo del cirujano o la droga del químico.

No me avergonzaré de decir «No lo sé», ni dejaré de llamar a mis colegas cuando se necesiten las habilidades de otro para la recuperación de un paciente.

Respetaré la privacidad de mis pacientes, porque sus problemas no me son revelados para que el mundo lo sepa. Más especialmente debo pisar con cuidado en asuntos de la vida y la muerte. Si se me da para salvar una vida, todo gracias. Pero también puede estar en mi poder tomar una vida; esta asombrosa responsabilidad debe enfrentarse con gran humildad y conciencia de mi propia fragilidad. Por encima de todo, no debo jugar con Dios.

Recordaré que no trato un cuadro de fiebre, un crecimiento canceroso, sino un ser humano enfermo, cuya enfermedad puede afectar la estabilidad familiar y económica de la persona. Mi responsabilidad incluye estos problemas relacionados, si debo cuidar adecuadamente a los enfermos.

Voy a prevenir la enfermedad siempre que pueda, para prevenir es preferible curar.

Recordaré que sigo siendo miembro de la sociedad, con obligaciones especiales para con todos mis semejantes, el sonido de la mente y el cuerpo, así como los enfermos.

Si no violo este juramento, puedo disfrutar de la vida y el arte, respetado mientras vivo y recordado con afecto a partir de entonces. Que siempre actúe para preservar las mejores tradiciones de mi vocación y que pueda experimentar durante mucho tiempo la alegría de curar a quienes buscan mi ayuda.

Muchos de los médicos de hoy creen que el juramento es inadecuado para abordar los desafíos económicos, políticos y sociales actuales, por ejemplo, el aborto legalizado, el suicidio asistido por un médico y otras prácticas que no se habían escuchado en tiempos de Hipócrates, según algunos experto. Sin embargo, los médicos aún mantienen sagrados sus principios: tratar a los enfermos de la mejor manera posible, evitar que sufran daños e injusticias, preservar la privacidad del paciente y enseñar los secretos de la medicina a la siguiente generación.

Al término de esta discusión puedo decir sin discusión que sí, era un doctor, un médico, mucho más que un curandero. No sabemos a ciencia cierta si era o no vegetariano, mucho menos vegano. Respecto a lo de homeópata, tal vez, haya influido de alguna forma en esta línea de curación pero no tanto como Paracelso.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap