¿Que son los ácidos grasos? Funciones

¿Que son los ácidos grasos? Funciones. En química , particularmente en bioquímica , un ácido graso es un ácido carboxílico con una cadena alifática larga , que es saturada o insaturada . La mayoría de los ácidos grasos de origen natural tienen una cadena no ramificada de un número par de átomos de carbono, de 4 a 28.

Los ácidos grasos generalmente no se encuentran per se en los organismos, sino en tres clases principales de ésteres: triglicéridos , fosfolípidos y ésteres de colesterol. En cualquiera de estas formas, los ácidos grasos son fuentes dietéticas importantes de combustible para animales y son componentes estructurales importantes para las células .

Definición médica

Moléculas que son cadenas largas de ácido lípido-carboxílico que se encuentran en las grasas y los aceites y en las membranas celulares como un componente de los fosfolípidos y los glucolípidos. (El ácido carboxílico es un ácido orgánico que contiene el grupo funcional -COOH).

Los ácidos grasos provienen de grasas y aceites animales y vegetales. Los ácidos grasos juegan roles fuera del cuerpo; se utilizan como lubricantes, en la cocina y la ingeniería de alimentos, y en la producción de jabones, detergentes y cosméticos.

Concepto, Biología

Los ácidos grasos están compuestos de cadenas hidrocarbonadas que terminan con grupos ácido carboxílico. Los ácidos grasos y sus derivados asociados son los componentes principales de los lípidos. La longitud y el grado de saturación de la cadena de hidrocarburos es muy variable entre cada ácido graso y determina las propiedades físicas asociadas (por ejemplo, punto de fusión y fluidez). Además, los ácidos grasos son responsables de las propiedades hidrofóbicas (insolubles en agua) exhibidas por los lípidos.

Función de los ácidos grasos

Los ácidos grasos tienen papeles importantes en: 1) vías de transducción de señal; 2) fuentes de combustible celular; 3) la composición de hormonas y lípidos; 4) la modificación de proteínas; y 5) almacenamiento de energía dentro del tejido adiposo (células grasas especializadas) en forma de triacilgliceroles.

Señalización biológica

Los ácidos grasos están involucrados en una amplia gama de vías de señalización biológica. Después de la ingesta dietética de lípidos poliinsaturados, los productos de la peroxidación lipídica pueden funcionar como precursores de poderosos mediadores de señalización. Algunos ejemplos de tal señalización incluyen la producción de eicosanoides, la peroxidación de LDL y la modulación de las vías metabólicas y neurológicas.

De particular importancia es el papel de los ácidos grasos en la formación de eicosanoides, que son un grupo de moléculas de señalización involucradas en la respuesta inmune. Los eicosanoides consisten en ácidos grasos poliinsaturados de 20 carbonos que forman los precursores de varias moléculas responsables de la agregación plaquetaria, la quimiotaxis y los factores de crecimiento. La ingesta dietética de ácidos grasos poliinsaturados también puede dar como resultado la peroxidación de LDL. Cuando la LDL peroxidada es absorbida por los macrófagos, la activación inmune resultante puede conducir al desarrollo de la aterosclerosis.

Además, el aumento de la ingesta de colesterol, ácidos grasos saturados y trans se ha relacionado con el desarrollo de varias enfermedades cardiovasculares.
En contraste con los efectos negativos del colesterol LDL, ácidos grasos saturados y trans, la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados tanto monoinsaturados como ω-3 y ω-6 se asocia con efectos antiinflamatorios. En particular, estos ácidos grasos aumentan la captación de LDL circulante por el hígado y reducen la activación de leucocitos y la reactividad plaquetaria, la proliferación de linfocitos y la presión sanguínea. Por otra parte, las grasas poliinsaturadas también son necesarias para el crecimiento y desarrollo normal, así como la regulación de la agudeza visual y la cognición en el sistema nervioso central . Se han observado otros efectos beneficiosos de ácidos grasos poliinsaturados con respecto a la inhibición de la proliferación de células cancerosas y los efectos antitumorales en modelos animales.

El metabolismo de los ácidos grasos como fuente de combustible

El metabolismo de los ácidos grasos implica la absorción de ácidos grasos libres por las células a través de proteínas de unión a ácidos grasos que transportan los ácidos grasos intracelularmente desde la membrana plasmática . Los ácidos grasos libres se activan a través de acil-CoA y se transportan a: 1) las mitocondrias o peroxisomas para convertirse en ATP y calor como una forma de energía; 2) facilitar la expresión génica a través de la unión a factores de transcripción; o 3) el retículo endoplásmico para la esterificación en varias clases de lípidos que pueden usarse como almacenamiento de energía.

Cuando se usa como fuente de energía, los ácidos grasos se liberan de triacilglicerol y se procesan en moléculas de dos carbonos idénticas a las formadas durante la descomposición de la glucosa; además, las moléculas de dos carbonos generadas a partir de la descomposición de los ácidos grasos y la glucosa se utilizan para generar energía a través de las mismas vías. La glucosa también se puede convertir en ácidos grasos en condiciones de exceso de glucosa o energía dentro de una célula.

Almacen de energia

Los ácidos grasos también se usan como una forma de almacenamiento de energía en forma de gotas de grasa compuestas de triacilglicerol hidrofóbico dentro de células de grasa especializadas llamadas adipocitos. Cuando se almacenan en esta forma, los ácidos grasos son fuentes importantes de aislamiento térmico y eléctrico, así como protección contra la compresión mecánica. Los ácidos grasos son la forma preferida de almacenamiento de energía sobre la glucosa porque producen aproximadamente seis veces la cantidad de energía utilizable. El almacenamiento en forma de moléculas de triacilglicerol consiste en tres cadenas de ácidos grasos unidas a una molécula de glicerol.

Formación de membrana celular

Una de las funciones más críticas de los ácidos grasos es la formación de la membrana celular, que envuelve a todas las células y los orgánulos intracelulares asociados. En particular, las membranas celulares están compuestas por una bicapa de fosfolípidos formada por dos cadenas de ácidos grasos unidas a glicerol y un grupo fosfato hidrófilo unido a un compuesto hidrófilo más pequeño (por ejemplo, colina). Por lo tanto, cada molécula de fosfolípidos tiene una cola hidrófoba compuesta por dos cadenas de ácidos grasos y una cabeza hidrófila compuesta por el grupo fosfato. Las membranas celulares se forman cuando dos monocapas de fosfolípidos se asocian con las colas que se unen en una solución acuosa para crear una bicapa de fosfolípidos.

Una característica importante de las membranas celulares es la fluidez de la membrana, que se refiere a la viscosidad de la membrana lipídica. La fluidez de la membrana está influenciada por la diversidad de las cadenas lipídicas que componen la membrana celular, incluida la longitud de las cadenas y el nivel de saturación. Cuando la fluidez de la membrana cambia, la función y las características físicas de la membrana también se alteran. Por ejemplo, un mayor consumo de ácidos grasos ω-3 puede aumentar el nivel de EPA y DHA en las membranas celulares. Cuando dicha incorporación ocurre en las membranas celulares de las células retinianas, hay una mejora en la transducción de la luz. Además, el aumento de la acumulación de ácidos grasos ω-3 en las membranas de los glóbulos rojos da como resultado una mayor flexibilidad de la membrana, lo que potencialmente da como resultado una microcirculación mejorada.

Modificación de proteínas

Los ácidos grasos desempeñan varias funciones críticas a través de su interacción con diversas proteínas. La acilación de proteínas es una función importante de los ácidos grasos poliinsaturados, ya que es fundamental para el anclaje, el plegamiento y la función de proteínas múltiples. Además, los ácidos grasos también pueden interactuar con diversas proteínas receptoras nucleares y promover la expresión génica, ya que varios complejos ácido graso-proteína funcionan como factores de transcripción. De esta manera, se ha encontrado que los ácidos grasos regulan la transcripción de genes relacionados con el metabolismo, la proliferación celular y la apoptosis.


Share via
Copy link
Powered by Social Snap