Categorías
enfermedades

Diabetes consecuencias, efectos a largo plazo

Diabetes consecuencias, efectos a largo plazo.La diabetes es una condición en la cual hay demasiada glucosa (un tipo de azúcar) en la sangre. Con el tiempo, los niveles altos de glucosa en la sangre pueden dañar los órganos del cuerpo. Las posibles complicaciones incluyen daño a los vasos sanguíneos grandes (macrovasculares) y pequeños (microvasculares), que pueden provocar ataques cardíacos, derrames cerebrales y problemas con los riñones, los ojos, las encías, los pies y los nervios.

Reducción del riesgo de complicaciones de la diabetes.

La buena noticia es que el riesgo de la mayoría de las complicaciones relacionadas con la diabetes se puede reducir manteniendo los niveles de presión arterial, glucosa en sangre y colesterol dentro del rango recomendado. Además, tener un peso saludable, comer sano, reducir el consumo de alcohol y no fumar ayudará a reducir el riesgo.

Los chequeos y exámenes regulares son importantes para detectar cualquier problema temprano

Diabetes y alimentación saludable.

Si tiene diabetes, es importante incluir una amplia variedad de alimentos nutritivos y saludables en su dieta, y evitar el consumo de alimentos azucarados. Comer alimentos saludables puede ayudar a controlar sus niveles de glucosa y colesterol en la sangre, y su presión arterial.

Disfrute de una variedad de alimentos de cada grupo de alimentos: asegúrese de incluir alimentos ricos en fibra y bajos en grasa, y reduzca su consumo de sal. Es útil consultar con un dietista para revisar su plan de alimentación actual y proporcionar una guía sobre la elección de alimentos y las cantidades de alimentos.

Consumo de alcohol y diabetes.

Limite el consumo de alcohol. Si bebe alcohol, no tome más de dos bebidas estándar por día. Si está embarazada o está considerando un embarazo o está amamantando, se recomienda una ingesta cero de alcohol.

Diabetes y peso saludable.

Si tiene sobrepeso, incluso perder una pequeña cantidad de peso, especialmente alrededor del abdomen, ayuda a reducir la presión arterial, los niveles de glucosa y colesterol en la sangre.

Puede ser desalentador tratar de perder peso, por lo que para comenzar establezca un objetivo alcanzable a corto plazo. Trate de pensar en la comida que está comiendo, si realmente la necesita, si es una opción saludable, y considere el tamaño de la porción.

Diabetes y ejercicio

Sé lo más activo posible. Haga al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada al día y aumente gradualmente la duración e intensidad del ejercicio. Para bajar de peso, se recomienda un mínimo de 60 minutos al día.

Si no puede hacer actividad física, como caminar, nadar o hacer ejercicio en el gimnasio, considere hacer ejercicios aeróbicos acuáticos, ejercicios en silla o entrenamiento de resistencia con pesas livianas.

Consulte con su médico si no está seguro de si el ejercicio que planea hacer es adecuado o si tiene una afección médica que puede impedirle realizar ciertos tipos de actividad física.

Tabaquismo y diabetes

Fumar es el mayor factor de riesgo del estilo de vida para desarrollar complicaciones de la diabetes. Fumar puede deshacer todos los beneficios obtenidos por la pérdida de peso, una alimentación saludable, un buen control de la glucosa y la presión arterial.

Fumar afecta la circulación al aumentar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, y al estrechar los vasos sanguíneos pequeños. Fumar también hace que las células sanguíneas y las paredes de los vasos sanguíneos sean pegajosas, y permite que se acumule material graso peligroso. Esto puede conducir a un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otras enfermedades de los vasos sanguíneos.

Las personas con diabetes que fuman tienen niveles más altos de glucosa en sangre y menos control sobre su diabetes que los no fumadores con diabetes.

Controles regulares de detección de diabetes

Puede ayudar a resolver los problemas temprano al hacer controles regulares de su:

presión sanguínea
niveles de glucosa en sangre, incluida HbA1c
colesterol y triglicéridos
Función del riñón
ojos
pies
dientes y encías

Controles de la presión arterial

Controle su presión arterial cada vez que visite a su médico. Es importante mantener su presión arterial por debajo de 130/80. El control de la presión arterial es tan importante como el control de la glucosa en la sangre para reducir el riesgo de complicaciones de la diabetes.

Controles de glucosa en sangre

Mantener los niveles de glucosa en sangre dentro del rango recomendado puede ayudar a reducir el riesgo de problemas de salud relacionados con la diabetes a largo plazo. Hable con su médico o educador en diabetes si no está seguro de sus niveles de glucosa en sangre recomendados.

Su médico o enfermera educadora en diabetes puede recomendarle que verifique sus niveles de glucosa en sangre en el hogar, según su plan de manejo individual. La medición regular de sus niveles de glucosa en la sangre le brinda información sobre cómo los medicamentos, los alimentos, el ejercicio, las enfermedades y el estrés afectan su diabetes.

HbA1c es una medida de la cantidad de glucosa que se ha adherido a los glóbulos rojos durante un período de tres meses. Es una medida directa de su riesgo de problemas de salud relacionados con la diabetes a largo plazo.

Se recomienda que mida sus niveles de HbA1c al menos cada año, pero es posible que deba controlarlos cada tres a seis meses. Tanto la HbA1c como la monitorización de la glucosa en sangre son formas importantes de evaluar su control de la diabetes.

El objetivo de HbA1c para la mayoría de las personas con diabetes no es más de 53 mmol / mol o siete por ciento. Sin embargo, los rangos recomendados pueden variar según la persona, por ejemplo, con niños, ancianos frágiles, mujeres embarazadas o el tipo de diabetes y su tratamiento.

Pruebas de colesterol y triglicéridos.

Hágase una prueba de colesterol y triglicéridos al menos una vez al año. Apunte a colesterol total inferior a 4.0 mmol / L y triglicéridos inferiores a 2.0 mmol / L.

Existen varias causas del colesterol alto, incluidos sus antecedentes familiares y su dieta. Demasiada grasa saturada en su dieta puede aumentar el colesterol LDL (malo) en la sangre y provocar la acumulación de placa en los vasos sanguíneos.

Los alimentos con alto contenido de grasas saturadas incluyen productos lácteos enteros, carnes grasas, pasteles, galletas, pasteles, crema de coco o leche de coco, aceite de palma y alimentos grasos para llevar.

Efectos a largo plazo de la diabetes.

Los problemas de salud más comunes a largo plazo relacionados con la diabetes son:

daño a los vasos sanguíneos grandes del corazón, cerebro y piernas (complicaciones macrovasculares)
daño a los pequeños vasos sanguíneos, que causa problemas en los ojos, riñones, pies y nervios (complicaciones microvasculares).
La diabetes también puede afectar otras partes del cuerpo, como el sistema digestivo, la piel, los órganos sexuales, los dientes y las encías y el sistema inmunitario.

Diabetes y enfermedad cardiovascular.

La enfermedad cardiovascular incluye enfermedad de los vasos sanguíneos, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Es la principal causa de muerte en Australia.

El riesgo de enfermedad cardiovascular es mayor para las personas con diabetes, que a menudo tienen niveles elevados de colesterol y presión arterial. Fumar, tener antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular y estar inactivo también aumentan su riesgo.

Para reducir su riesgo y resolver cualquier problema temprano:

Controle su presión arterial al menos cada seis meses, o con mayor frecuencia si tiene presión arterial alta o está tomando medicamentos para bajarla.
Controle su HbA1c al menos cada año, o de tres a seis meses si se recomienda.
Controle su colesterol al menos cada año. Su médico también puede recomendarle otras pruebas de patología, como un electrocardiograma (ECG) o una prueba de esfuerzo.

Enfermedad ocular y diabetes

Los problemas oculares relacionados con la diabetes incluyen:

  • retinopatía: con la retinopatía, los vasos sanguíneos de la retina se dañan, lo que finalmente afecta su visión. La retinopatía tiene varias etapas. En sus primeras etapas, generalmente no hay síntomas, por lo que es esencial realizar un examen ocular completo de diabetes para detectarlo temprano. Las revisiones oculares periódicas ayudan a detectar cualquier cambio y permiten un tratamiento temprano donde sea necesario para evitar daños mayores
  • edema macular: la mácula es parte de la retina y le ayuda a ver las cosas con claridad. La hinchazón de esta área puede ocurrir cuando los vasos sanguíneos en la retina están dañados, causando la acumulación de líquido. Esto puede provocar daños en la mácula y la visión puede volverse borrosa. El tratamiento está disponible. La detección temprana es importante
  • Cataratas: el cristalino del ojo se vuelve turbio y puede hacer que la visión se vuelva turbia, distorsionada o sensible al resplandor. Las personas con diabetes pueden desarrollar cataratas a una edad más temprana de lo habitual
  • Glaucoma: la presión del líquido dentro del ojo se acumula a un nivel más alto que el saludable. Esta presión puede dañar el ojo con el tiempo. El glaucoma ocurre en personas con y sin diabetes, pero es más común en personas con diabetes.
    Si bien la mayoría de las personas que tienen daños en los ojos no tienen síntomas en las primeras etapas, hay ciertos síntomas que pueden ocurrir y estos necesitan una revisión urgente. Si tiene destellos de luz, flotadores, manchas y puntos o falta parte de su visión, consulte a su médico de inmediato.

Controles oculares regulares

Todas las personas con diabetes deben someterse a un examen ocular profesional realizado por un oftalmólogo u optometrista cuando se les diagnostica por primera vez, y luego al menos cada dos años después de eso (los niños generalmente comienzan este examen cinco años después del diagnóstico o en la pubertad).

Es importante que informe a la persona que controla sus ojos que tiene diabetes. Si se encuentra retinopatía u otra anormalidad, se requerirán exámenes oculares cada año, o con mayor frecuencia si así lo recomienda su oftalmólogo.

Daño renal y diabetes

Las personas con diabetes tienen riesgo de enfermedad renal (nefropatía) debido a cambios en los pequeños vasos sanguíneos de los riñones. La enfermedad renal es indolora y no causa síntomas hasta que está avanzada.

La detección es muy importante. El daño renal se puede diagnosticar temprano al verificar la presencia de microalbúmina (cantidades muy pequeñas de proteína) en la orina al menos una vez al año. Su médico también verificará su función renal, incluida la tasa estimada de filtración glomerular (e-GFR), con un análisis de sangre.

Si los problemas se resuelven temprano, la nefropatía se puede ralentizar o prevenir con el tratamiento adecuado. Los medicamentos llamados inhibidores de la ECA y antagonistas de los receptores de angiotensina ayudan a proteger los riñones de daños mayores. Estas tabletas también se pueden usar para tratar la presión arterial alta.

Daño nervioso y diabetes

El daño a los nervios (neuropatía) generalmente es causado por niveles altos de glucosa en la sangre, aunque un daño nervioso similar también puede resultar de:

beber grandes cantidades de alcohol
Deficiencia de vitamina B12: el uso a largo plazo del medicamento para la diabetes La metformina (más de tres a cinco años) puede aumentar el riesgo de deficiencia de vitamina B12. Su médico puede hacer una prueba para esto.
Se pueden producir daños en los nervios sensoriales (sensación) y motores (movimiento) de las piernas y pies, brazos, manos, pecho y estómago, y en los nervios que controlan las acciones de los órganos del cuerpo.

Para ayudar a prevenir el daño nervioso:

Mantenga sus niveles de glucosa en sangre dentro del rango objetivo.
Si bebe alcohol, siga las pautas recomendadas.
No fume
Hable con su médico sobre cualquier problema que tenga con sus manos, brazos, pies o piernas, estómago, intestinos o vejiga.

Problemas en los pies y diabetes

Los pies de una persona con diabetes corren el riesgo de sufrir daños cuando se reduce el suministro de sangre en los vasos sanguíneos grandes y pequeños. El daño a los nervios (neuropatía periférica) a menudo resulta y también pueden ocurrir problemas en la estructura del pie, por ejemplo, dedos con garras.

El suministro sanguíneo y la función nerviosa reducidos pueden retrasar la curación, aumentar el riesgo de infección, reducir la sensación en los pies y provocar úlceras y problemas estructurales en los pies.

Cuida tus pies por:

Ver a un podólogo al menos una vez al año. Evaluarán la salud de sus pies verificando el suministro de sangre y la función nerviosa y buscando cambios en la estructura de sus pies
revisando sus pies todos los días (busque a alguien que lo ayude si no puede hacerlo usted mismo). Busque cortes, ampollas, callos, callos, tiña (especialmente entre los dedos de los pies) y cualquier cambio que note. Si se trata temprano y sin demora, puede ayudar a prevenir complicaciones
usando un humectante (como sorbolene), especialmente si tiene áreas de piel seca, áspera o agrietada en los pies y los talones, esto puede ayudar a mantener sus pies saludables
proteja sus pies usando zapatos cómodos y de apoyo que le queden bien.
Problemas de la piel y diabetes.
Las personas con diabetes pueden experimentar piel muy seca debido al daño en los pequeños vasos sanguíneos y nervios. Un problema común para las personas con diabetes es la piel muy seca en los pies.

También hay otras afecciones de la piel relacionadas con la diabetes. Los niveles altos de glucosa en sangre con el tiempo pueden afectar la salud de la piel. La piel actúa como una barrera para proteger nuestros cuerpos de las infecciones, por lo que es importante mantener la piel lo más saludable posible. Si la piel se seca, puede provocar grietas y posiblemente infecciones.

Para reducir el riesgo de problemas en la piel:

Mantenga su glucosa en sangre y HbA1c dentro de los rangos recomendados para reducir el riesgo de infecciones de la piel.
Use guantes cuando use limpiadores domésticos y solventes.
Evite baños y duchas muy calientes.
No tenga los pies demasiado cerca de los calentadores , especialmente si tiene neuropatía periférica, ya que es posible que no pueda sentir la intensidad del calor.
Use una crema o loción en su piel después del baño, preferiblemente una que no esté perfumada. Use jabones sin perfume o alternativas de jabón.
Si nota que tiene un problema en la piel, consulte a su médico.

Problemas de dientes y encías y diabetes

Las personas con diabetes mal controlada tienen un mayor riesgo de caries e infecciones de las encías. Esto se debe a que los pequeños vasos sanguíneos que ayudan a nutrir los dientes y las encías pueden dañarse. (Las infecciones dentales y de las encías también pueden conducir a niveles altos de glucosa en la sangre).

No cuidar sus dientes y encías puede causar que las encías se inflamen y se aflojen alrededor de los dientes. La mala atención oral también está fuertemente relacionada con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Para reducir su riesgo de problemas de dientes y encías:

Visite a su dentista regularmente (seis veces al mes) para un chequeo.
Cepille sus dientes al menos dos veces al día (generalmente se recomienda un cepillo de dientes suave) y use hilo dental una vez al día.
Si tiene dentaduras postizas, asegúrese de cepillarse las dentaduras y las encías con un cepillo de dientes suave.

Salud mental y diabetes

Vivir y controlar la diabetes tipo 1 o tipo 2 puede provocar estrés, ansiedad y depresión. Esto puede afectar sus niveles de glucosa en sangre y cómo maneja su diabetes en general. Con el tiempo, esto puede afectar su salud.

Es importante hablar con su médico si está pasando por momentos de estrés, depresión o ansiedad. Su médico puede derivarlo a un consejero, psicólogo o psiquiatra al proporcionarle un plan de salud mental para la diabetes.

Diabetes e infecciones.

Su sistema inmunitario ayuda a prevenir y combatir infecciones. Los niveles altos de glucosa en la sangre disminuyen la velocidad de los glóbulos blancos, lo que ayuda a combatir las infecciones. Esto dificulta que el sistema inmunitario haga su trabajo.

Apoye su sistema inmunológico y reduzca su riesgo de infección al:

mantener sus niveles de glucosa en sangre dentro del rango recomendado
dormir lo suficiente cada noche
lavarse las manos rutinariamente, según sea necesario
tener una vacuna anual contra la influenza (gripe)
Preguntarle a su médico sobre la vacuna contra la neumonía, especialmente si tiene más de 65 años.
consultar a su médico si cree que tiene una infección o que no se encuentra bien.

Problemas de tiroides y diabetes

Las personas con diabetes tipo 1 o tipo 2 tienen un mayor riesgo de enfermedad de la tiroides. Esto incluye tiroides hiperactiva y poco activa. Los trastornos de la tiroides pueden afectar la salud general y los niveles de glucosa en sangre.

La función tiroidea se evalúa mediante un análisis de sangre. Hable con su médico para ver si le han revisado la función tiroidea.

Disfunción sexual y diabetes

El suministro reducido de sangre y el daño a los nervios pueden afectar la función sexual. La disfunción eréctil (impotencia) en los hombres es la incapacidad persistente para lograr o mantener una erección suficiente para un desempeño sexual satisfactorio. Este es un problema común para hombres de todas las edades y es más común en hombres con diabetes.

La disfunción eréctil no es una enfermedad, sino un síntoma de algún otro problema: físico, psicológico o una combinación de ambos. La mayoría de los casos de disfunción eréctil son físicos, como daños en los nervios o los vasos sanguíneos.

En las mujeres, también se informa disfunción sexual, aunque hay una falta de investigación en esta área. Es difícil saber si esto está directamente relacionado con cambios hormonales como la menopausia o la diabetes.

Es importante buscar ayuda de su médico, educador en diabetes u organizaciones especializadas.

Recuerde, no tiene quDiabetes LADA, autoinmune en adultose controlar su diabetes por su cuenta. Hay profesionales de la salud disponibles para ayudarlo.

Consultar también:Diabetes insulinodependiente; Cetoacidosis diabética, que es, síntomas, tratamiento, causas, factores de riesgo, diagnóstico y prevención; ¿Qué es la insulina? ¿para qué sirve en el cuerpo humano?

Por Angel Eulises Ortiz

Blogger, curioso de los temas médicos, la salud, el bienestar, como curar las enfermedades y todo tipo de cuestiones que tengan que ver con el cuerpo humano y la armonía del organismo