Saltar al contenido

Antonie Van Leeuwenhoek, biografía, aportaciones, descubrimientos, contribuciones, historia, quien fue, que hizo

  • por

Antonie Van Leeuwenhoek, biografía, aportaciones, descubrimientos, contribuciones, historia, quien fue, que hizo; vida ; microbiología, aportes, teoría celular, biología, científicos, microorganismos, microscopio, experimento.

El 24 de octubre de 1632, Anthony van Leeuwenhoek nació en Holanda en la familia de un maestro de la canasta. A la edad de 15 años, Anthony decidió abandonar la escuela e ir a Ámsterdam, donde comenzó a estudiar comercio. Al regresar a su tierra natal a la edad de 21 años, se desempeñó como guardián de la sala judicial y abrió su propia fábrica. Incluso en sus años de juventud, Leeuwenhoek se interesó en un negocio inusual: moler vidrio. Su pasión por moler vidrios y su deseo de aprender más sobre el mundo lo glorificaron como un brillante científico autodidacta, un pionero de los microbios.
Leeuwenhoek se casó dos veces, tuvo seis hijos y ningún nieto. Leeuwenhoek murió en 1723 a la edad de noventa años.

Biografía

Antonie Van Leeuwenhoek nació en Delft, Holanda (países bajos)el 24 de octubre de 1632 y fallecería en esa misma ciudad el 26 de agosto de 1723.

Antonie Van Leeuwenhoek fue un importante microscopista de los países bajos que fue el primero en observar las bacterias y los protozoos. Sus investigaciones en los animales inferiores refutó la doctrina de la generación espontánea y sus observaciones sentaron las bases de la bacteriología y la protozoología.
Poco sabemos de los primeros años de Leeuwenhoek, salvo que al morir su padrastro en 1648 fue enviado a Amsterdam para convertirse en aprendiz en un negocio de lencería y cuatro años más tardes regresó a poner su propia tienda de telas.

Debido a que una de sus funciones consistía en examinar las telas con una lente, sabía muchas cosas de observaciones con estos instrumentos e incluso sabía pulir el vidrio para hacer sus propias lentes así como sabía montarlos en marcos metálicos. Su habilidad fue tal en dicho oficio que pronto superó a las mejores lentes comerciales.

Para el año de 1660, Leeuwenhoek fue nombrado como chamberlain de los alguaciles de Delft, cargo que le suministraba estabilidad en sus ingresos como para dedicarse a su afición de observar el mundo a través del aumento de sus lentes. Cuando Leeuwenhoek se aburrió e examinar las telas, usó sus lentes para observar otras cosas. pelos de animales, insectos, piel humana, astillas de madera, el ojo de un buey; de todas estas observaciones empezó a indagar y a encontrar los componentes.

Se volvió ducho en elaborar microscopios simples y compuestos, dependiendo de su necesidad, pese a su carencia de educación formal. en 1674 empezó Leeuwenhoek a observar las bacterias y los protozoos, cuando decidió a examinar los líquidos, inicialmente el agua estancada de un lago, luego el agua de los barriles que recogían agua lluvia y la de los charcos de la calle.

Y ese mismo año logró ver los vasos capilares por los que pasa la sangre de las venas a las arterias, confirmando la teoría de Harvey sobre la circulación de la sangre. Posteriormente lograría describir los glóbulos rojos de la sangre.

Pocas personas de su ciudad se interesaban por sus estudios y adelantos, salvo el doctor Regnier de Graaft, un distinguido sabio y médico, quien no solo lo motivaba sino que le indujo a escribir a la Sociedad Real de Londres contando de sus hallazgos.

Los omnipresentes microbios y animalejos seguían asombrando a Leeuwenhoek, que los encontraba en todas partes, inclusive en las raspaduras de sus propios dientes. Hablaba de sus hallazgos en cartas informales que divertían a la Sociedad Real, que valoraba sus hallazgos pero que a veces se decepcionaba de su extravagancia.
En 1677 describió por primera vez los espermatozoides; luego estudiaría las estrías de los músculos, el aparato bucal de los insectos, la estructura microscópica de las plantas y la partogénesis en los áfidos.

Durante el año de 1680 se dió cuenta que la levadura estaba compuesta de minúsculas partículas globulares. Ese mismo año, debido a sus aportes científicos, Leeuwenhoek es elegido para formar parte de la Sociedad Real de Londres.Demostró que los gorgojos de los graneros (en su tiempo se suponía que eran generados espontáneamente a partir del trigo) eran en realidad larvas nacidas de los huevos depositados por estos insectos alados.

Echó abajo así mismo la creencia popular de que las pulgas nacían de la arena y el polvo también por generación espontánea demostrando también que surgían de huevos depositados por otros pulgas aptas para esto.(Lo mismo demostró para las moscas, la anguilas, las almejas y los crustáceos en general). Su estudio de la historia de las hormigas demostró que lo que gente llamaba huevos de hormiga eran en realidad pupas, las cuales contenían el insecto entero, pronto a salir al mundo exterior.

El carácter dramático de su descubrimientos le hizo famoso y todo aquel que tuviera alguna importancia quería ver a través de los lentes de Leeuwenhoek.

El rey y la reina de Inglaterra, el emperador de Alemania y Pedro el Grande desfilaron por Delft para mirar el pequeño gran mundo de Leeuwenhoek.

Creación de un microscopio

Habiendo dominado el oficio de una amoladora, Leeuwenhoek se convirtió en un exitoso fabricante de lentes. Instalando sus lentes en monturas de metal, montó un microscopio y con su ayuda realizó la investigación más avanzada para esos tiempos.

Las lentes que creó, no más grandes que un guisante grande, tenían la capacidad de magnificar objetos varios cientos de veces y eran muy precisas. Leeuwenhoek insertó lentes en monturas de metal, también hechas por él mismo, y las sujetó en soportes especiales con una aguja de metal para plantar objetos de observación.

En total, durante su vida, fabricó más de 500 lentes y al menos 25 microscopios, 9 de los cuales han sobrevivido hasta nuestros días. Con la ayuda de sus lentes, Leeuwenhoek examinó varios materiales: cabello humano, agua de lluvia, insectos, fibras musculares, fragmentos de piel y muchas otras muestras.

Microbios y otros descubrimientos

En 1677, Leeuwenhoek hizo el mayor descubrimiento, que afectó no solo directamente a la biología y la medicina, sino también a todas las demás ciencias: descubrió los microbios. A su informe sobre el descubrimiento de microorganismos, adjuntó dibujos en los que se pueden reconocer fácilmente las diversas formas de bacterias. Los llamó animalitos. «El más pequeño de estos pequeños animales es mil veces más pequeño que el ojo de un piojo adulto», escribió Leeuwenhoek.

La curiosidad de nuestro ilustre científico se extendió inclusive a la naturaleza de su enfermedad mortal. Muy a sus 90 años tuvo la energía suficiente para enviar dos cartas a la Sociedad Real describiendo el ataque sufrido, «que tenía su origen en una enfermedad del diafragma». El 26 de agosto de 1772 la infección se propagó a los pulmones y Leeuwenhoek sucumbió durante el día, no sin antes dar instrucciones a su hija María para que enviara a la Sociedad Real una caja con 26 de sus mejores lentes «para manifestar mi gratitud por el honor de que he disfrutado y que he recibido de sus excelencias».

Ediciones 2018-22

Leer también: Importancia de la microbiología en medicina, enfermería, agricultura y farmacia

Recursos externos valiosos: Wikipedia; Antonie van leeuwenhoek contributions

This post is also available in: English (Inglés) Español Français (Francés) Italiano Deutsch (Alemán) Dansk (Danés) Nederlands (Holandés) Norsk bokmål (Bokmål) Português (Portugués, Portugal) Svenska (Sueco)

Etiquetas:
Share via
Copy link
Powered by Social Snap