Categorías
Tecnología

¿Cómo cambiará la Inteligencia artificial la medicina ?

¿Cómo cambiará la Inteligencia artificial la medicina ? Los sistemas de inteligencia artificial para el cuidado de la salud tienen el potencial de transformar el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades, lo que podría ayudar a garantizar que los pacientes reciban el tratamiento correcto en el momento adecuado, pero las oportunidades y los desafíos están por venir.
En la atención médica, la inteligencia artificial se basa en el poder de las computadoras para analizar y dar sentido a una gran cantidad de datos electrónicos sobre los pacientes, incluidas las edades, los historiales médicos, el estado de salud, los resultados de las pruebas, las imágenes médicas, las secuencias de ADN y muchas otras fuentes de salud. información.

AI sobresale en la compleja identificación de patrones en estos conjuntos de datos, y puede hacerlo a una escala y velocidad más allá de la capacidad humana. La esperanza es que esta tecnología se pueda aprovechar para ayudar a los médicos y pacientes a tomar mejores decisiones de atención médica.

¿Por dónde empezaría?

Una de las primeras aplicaciones de la IA en la atención al paciente que vemos actualmente es en imágenes, para ayudar a mejorar el diagnóstico de cáncer o problemas cardíacos, por ejemplo.

Hay muchos tipos de pruebas de imagen: radiografías, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y ecocardiogramas. Pero los elementos comunes subyacentes en todos esos métodos de imágenes son enormes cantidades de datos de alta calidad. Para que la IA funcione bien, es mejor tener conjuntos de datos muy completos, sin números faltantes, por así decirlo, y las imágenes digitales proporcionan eso.

Además, el ojo humano a menudo es ciego a algunos de los patrones que podrían estar presentes en estas imágenes: cambios sutiles en el tejido mamario durante varios años de mamografías, por ejemplo. Se ha realizado un trabajo interesante en el reconocimiento de patrones tempranos de cáncer o patrones tempranos de insuficiencia cardíaca que incluso un médico altamente capacitado no vería.
En muchos sentidos, ya tenemos formas muy simples de IA en la clínica ahora. Hemos tenido herramientas durante mucho tiempo que identifican ritmos anormales en un ECG, por ejemplo. Un patrón de latidos cardíacos anormales dispara una alerta para atraer la atención de un médico. Esta es una computadora que intenta replicar a un ser humano que comprende esos datos y dice: “Esto no parece normal, es posible que deba abordar este problema”.

Ahora, tenemos la capacidad de analizar fuentes de datos mucho más grandes y complejas, como el historial de salud electrónico completo y tal vez incluso datos extraídos de la vida diaria, ya que más personas rastrean sus patrones de sueño o frecuencia de pulsos con dispositivos portátiles, por ejemplo.

Los efectos potenciales

Creemos que es importante enfatizar que estas herramientas nunca reemplazarán a los médicos. Estas tecnologías brindarán asistencia, ayudando a los proveedores de atención a ver señales importantes en cantidades masivas de datos que de lo contrario permanecerían ocultos. Pero al mismo tiempo, hay niveles de comprensión que las computadoras aún no pueden y nunca pueden replicar.
Tomar una recomendación de tratamiento de una IA, incluso una excelente recomendación, y decidir si es adecuado para el paciente es inherentemente un proceso humano de toma de decisiones. ¿Cuáles son las preferencias del paciente? ¿Cuáles son los valores del paciente? ¿Qué significa esto para la vida del paciente y para su familia? Eso nunca va a ser una función de inteligencia artificial.

A medida que estos sistemas de inteligencia artificial emergen lentamente, creo que podemos comenzar a ver cómo cambian los roles de los médicos, en mi opinión, de mejores maneras. Los roles de los médicos pueden pasar de ser recolectores de datos y analizadores a ser intérpretes y consejeros para los pacientes mientras intentan navegar por su salud.
Eso significa que debemos pensar en nuevas formas de capacitar a los médicos y otros proveedores de atención a medida que estos sistemas entran en la práctica médica.

Queremos que los humanos en nuestro sistema de atención de la salud hagan las cosas para las que los humanos están especialmente capacitados para hacer, como la interpretación y el asesoramiento. Y las computadoras en el sistema hacen las cosas para las que las computadoras están especialmente diseñadas para hacer, como recopilar, filtrar y analizar grandes cantidades de datos complejos. Y esas dos cosas son complementarias.

Cuestiones éticas

Como la medicina se practica ahora, existen contratos morales, éticos y de privacidad que ya existen entre los proveedores de atención médica y sus pacientes. Si podemos encontrar una manera de reflejar completamente los contratos existentes desde un punto de vista técnico, estaremos en una buena posición. Proporcionan guías.
La privacidad requiere dos cosas: la primera es la mecánica de proteger los datos y la segunda es el establecimiento de la confianza. Nos incumbe a nosotros preservar esa confianza.
Construir sistemas para analizar datos en el cuidado de la salud no es lo mismo que construir sistemas que administran la logística cuando alguien ordena algo en línea. Los riesgos son mucho mayores y es importante reconocer esta diferencia.
Se vecina un sistema inteligente de atención de la salud, donde el consumo de la atención de la salud depende de la necesidad real. Por ejemplo, la IA clasificará una gran cantidad de diferentes tipos de datos y extraerá el paciente que necesitaba para ver e interactuar. Algunas de las mejores formas de reducir los costos de atención médica y mejorar los resultados de la atención médica serán eliminar la atención que los pacientes no necesitan.

En este momento, los desafíos que debemos abordar al tratar de llevar la IA a la práctica médica incluyen mejorar la calidad de los datos que introducimos en los sistemas de AI, desarrollando formas de evaluar si un sistema de AI es realmente mejor que el estándar de atención, asegurando a los pacientes privacidad y asegurándose no solo de que la IA no interrumpa el flujo de trabajo clínico sino que, de hecho, la mejore. Pero si hacemos bien nuestro trabajo y construimos estos sistemas bien, gran parte de lo que hemos descrito estará tan arraigado en el sistema, que la gente ni siquiera se referirá a él por separado como informática o IA. Solo será medicina.

Otros post que te pueden ser útiles: Usos de la Inteligencia Artificial en Medicina; Detección de cáncer de pulmón con IA, Inteligencia Artificial; La inteligencia artificial es el nuevo sistema operativo en salud

Por Angel Eulises Ortiz

Blogger, curioso de los temas médicos, la salud, el bienestar, como curar las enfermedades y todo tipo de cuestiones que tengan que ver con el cuerpo humano y la armonía del organismo